A donde estamos
Sarandí 766
Buenos Aires Capital
Whatsapp  +54 911 6767-8494

Cursos de actuacion

La actuación, sus límites, sus posibilidades: La actuación como aprendizaje, como práctica artística No hay límite de edad en el mundo de la actuación. Ni para ejercerlo ni para aprenderlo ni siquiera para cursos de actuacion. En cambio podríamos hablar de la existencia de algunos “mitos acerca de la actuación” o cualquier otra práctica artística. Es muy común escuchar que : “ cuánto antes aprendas algo de más chico, mejor, más fácil resulta” Este es un gran mito a quebrantar en esta reflexión.

Nosotros en esta escuelita sostenemos y ponemos en práctica en nuestras cursos de actuacion que “No hay ningún inconveniente en aprender actuación a cualquier edad “ ya que los objetivos que perseguimos los docentes en la escuelita son diferentes en las distintas edades y en las distintas etapas del proceso de aprendizaje. A continuación trataremos de describir y desarrollar. El trabajo en nuestros grupos de niños en los cursos de actuacion no es el mismo que en el de pre-adolescentes, ni que el adolescentes-jóvenes y menos aún con adultos.

Trataremos en esta reflexión de ir puntualizando algunas de estas diferencias para poder situarnos con mayor claridad. En nuestros grupos de niños en las clases de actuación se aborda desde un enfoque distinto, persigue entre otros objetivos alcanzar en el alumno y en los grupos mismos la comodidad, espontaneidad y el libre juego desprejuiciado entre los miembros del mismo grupo y entre los diferentes grupos en los espacios en los que comparten clases de intercambio o muestras de sus trabajos. Con pautas claras que acompañen el proceso de los niños en un marco de aceptación y libertad. Que asegure el desarrollo de la espontaneidad y creatividad del sujeto. Se trabajan escenas de muy corta duración con temáticas propias, con objetos, vestuarios, luces, y códigos propios del teatro. Se logra resultados mediante los cuales el niño aprende a escuchar más a los otros, a sentirse más seguro de sí mismo, a aceptar sin juicios los trabajos de los otros y los de sí mismos. No hay burlas, ni competencias. Los más chicos van encontrando y aumentando sus propias posibilidades de expresión tanto en el habla cuanto en su aspecto comunicacional verbal y no- verbal, corporalidad expresiva y abierta.

 

 

Leer más: Cursos de actuacion