Criterio para agrupar a los alumnos en cursos:

La Escuela cuenta con la misma metodología de trabajo en todos sus grupos, la distinción por edades y su aplicación es lo que lo diferencia.
Nos resulta central el criterio de dividir más por edades que por niveles.
Si bien el alumno busca crecer y nosotros necesitamos que esto suceda. Contemplamos más la edad cronológica que posee que sus estudios realizados.
A la hora de ubicarlo en el curso que más le convenga para “crecer” en su aprendizaje. Esto será evaluado en principio en la entrevista inicial necesaria como requisito al ingresar en la institución.
En esta Escuela los alumnos crecen en edad y en conocimiento experiencial.
Ambos aspectos contemplamos, pero insisto el central sigue siendo agruparlos por edades.
No nos resulta propicio “juntarlos” por el criterio de sus experiencias teatrales. No resulta nada adecuado que una adolescente de 16 años cursara con adultos. La dinámica, las experiencias de vida, el vínculo con su cuerpo es radicalmente diferencial.

Es así que el criterio en el armado de los grupos es la edad y no el nivel de formación actoral en que se encuentren en forma individual.

Siempre y cuando se apunte a que el alumno pueda “crecer en su aprendizaje”.
En esta Escuelita los alumnos crecen en edad y en conocimiento experiencial.
Ambos aspectos contemplamos, pero insisto el central sigue siendo agruparlos por edades.
Es así que el criterio en el armado de los grupos es la edad y no el nivel de formación actoral que presenten individualmente. Dicho seguimiento se hará en el grupo en el que se encuentre. El alumno trabajará lo que sea adecuado para él en forma individualizada. Pero siempre en un grupo de edad adecuado que lo contenga.

Sabemos que la práctica artística real junta actores de todas edades y esto es natural. En todo film o pieza teatral hay personajes al igual que en la vida de todas las franjas de edad. Pero consideramos que al igual que en la educación formal en una situación de aprendizaje es conveniente respetar la agrupación siguiendo intereses y vivencias propias de cada edad.
Es así que agrupamos:

Grupos de niños (7 a 10 años)

Grupo de Pre-adolescentes (11 a 14 años)

Grupo de Adolescentes ( 15 a 18 años)

Grupo de Adultos Iniciados (desde 18 años sin límite)

Grupo de Adultos Avanzados (idem)

Los casos de las edades fronterizas serán evaluados en las entrevistas con el equipo.
En cuyo se decidirá la conveniencia de pertenecer a un grupo de más chicos o el que le sigue en edad.


 Helena Nesis.